jueves, 30 de agosto de 2007

Los libros de la muerte



La de Antonio Puerta, la de Francisco Umbral, el informe de la matanza de Virginia Tech, nos recuerdan un tema que evitamos continuamente, el tabú absoluto.


Sí, ya sabéis. Me refiero a...


Desde hace un tiempo los mayores se afanan en excluir a niños y jóvenes del conocimiento de la muerte. Ellos dicen que es para protegerlos, pero resulta paradójico que no los protejan igualmente de las numerosas muertes que ven en la televisión, el cine, los videojuegos... Y no sólo ven... a veces, ellos mismos las causan por diversión aunque sea ficticia. Ven, escuchan y experimentan muertes que no les importan, de actores, de muñecos, de dibujos. Y cuando muere un ser cercano, querido, se les aisla, se les excluye de toda contemplación, toda experiencia, toda emoción. No sabemos qué decirles, qué expresarles, qué hacer.


Para hablar de algo es necesario conocerlo, y la mejor manera de conocer la muerte es leyéndola. Si la muerte supiera escribir, tal vez hubiera escrito estos dos libros.
Un buen comienzo para una biblioteca de muerte.

Moitas graciñas

Decano de los biblioblogs escolares


Imperturbable defensor de los libros y los valores sociales.

Gracias, por recoger nuestro enlace,

gracias por dejar que os acompañemos en la travesía,

gracias por ser guía de navegantes y perplejos,

gracias,

muchas gracias.

Porque nosotros, que acabamos de nacer hace poco,

queremos tener palabra:

De bien nacidos,

es ser agradecidos.

La respuesta está en la pregunta

Anda el patio revuelto a propósito del asunto de las lecturas para el curso que se avecina. No tengo tiempo ahora para leer con detenimiento tantas y tan dispares aproximaciones, pero no me resisto a decir mi opinión, que será probablemente la de algunos, teniendo en cuenta que en éste como en otros asuntos, no sólo está todo o casi todo dicho, sino que apenas queda algo por repetir.
Discutir si ha de ponerse tal o cual libro, si hemos de elegir libros juveniles o clásicos, o si debemos hacer esto o aquello una vez que se leen, me parece una discusión mal encaminada. Mal encaminada porque no se puede empezar por la respuesta, hay que empezar por la pregunta.

¿Qué libros pongo?
¿Qué persigues con ellos?

¿Pongo clásicos o juveniles?
¿Para qué quieres que lean?

¿Qué actividad hago?
¿Qué pretendes que aprendan?

Así que la respuesta a estas preguntas es otra pregunta: la que debió formularse desde el principio y que es la siguiente:

¿Qué objetivos pretendes conseguir con la lectura?

A partir de aquí, yo siempre he visto las cosas más claras. Ojo: no soluciono el problema, sino que consigo enfocarlo adecuadamente. Qué libros, qué actividades, son adecuados para qué objetivos, será asunto de otro día.

miércoles, 29 de agosto de 2007

lunes, 27 de agosto de 2007

Los libros liebre


Los que te dejaron exhausto
Los que no comprendiste pero no pudiste dejar de leer
Los que buscaste afanosamente
Los que leíste sólo para saber el final
Los que nunca alcanzaste ni a agarrar por las pastas
Los que siempre huían cuando te prometías leerlos
Los que estaban en el estante de arriba cuando eras pequeño
Los que terminaron sin que te dieras cuenta
Los que no tienen final
Los que dejan ideas que uno persigue toda la vida
Los de acción, los de mucha acción
Los que perseguiste como una presa
Los que te tiraron de la lengua
Los que te cautivaron para siempre
Los que se perdían en vericuetos insondables
Los que te hacían perderte
Los que te llevaron hasta la cima
Los que te hicieron campeón
Los que te derrotaron
Los que hubieras preferido morder muy fuertemente
Los que hubieses devorado
Y aun devoraste
Los que olvidabas mientras leías
Los que te llevaron de acá para allá

¿Y adónde te llevaron?

Te han traído hasta aquí, amigo,

ahora descansa, reposa su recuerdo,

piensa en ellos

y después recuperado,

seguirás persiguiéndolos.

domingo, 26 de agosto de 2007

Demostrado: somos iguales



Pulsa en la imagen para ver la demostración de que una mujer y un hombre son iguales.

[Lo vimos en webadictos]

El tamaño importa


Hace unos años un compañero consiguió levantar las risas de todo el alumnado confesando que le gustaban gordas, muy gordas. Naturalmente, se refería a las novelas. Estarán todos de acuerdo en que la anécdota demuestra algo muy importante: en literatura, el tamaño importa (si no, que se lo digan a Cervantes, que estiró El Quijote de novela ejemplar según algunos hasta darle el tamaño que se merecía ¡y con dos...partes!). Por mucho que se quiera, los cuentos siguen teniéndose por cosa infantil y apenas arrancan puestos a novelas a veces gordas, grandes, descomunales. Las flacas, cortas y esmirriadas son miradas de soslayo como poca cosa en este afán desmesurado por el tamaño (lo cual no deja de resultar contradictorio en una cultura –la hispana- con un nivel lector deficitario). Parece como si en lugar del aurea mediocritas, se adorase el area mediocritas, o sea, ni novelones ni cuentos, cosa medianita.
Sin embargo, últimamente en la lengua de Gracián, no es extraño que se abran paso obras mínimas, recogiditas, breves, brevísimas: micorrrelatos, por ejemplo.
El de Augusto Monterroso, presentado como el cuento más corto de la Historia de la Literatura española, se ha hecho famosísimo.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Incluso ha dado lugar a sesudos estudios.

José María Santos, compañero de nuestro Centro y agudísimo lector, escribió por su parte una versión canalla, más actual y realista:

Cuando se despertó, su mujer todavía estaba allí.

Aunque el androcentrismo es manifiesto, no resulta complicado imaginar una versión hembrista:

Cuando despertó, su marido todavía estaba allí.

Debemos a José María también haber encontrado el correspondiente en poesía, el poema más breve, titulado Historia de los microbios y que dice:

Adán los tenía.

Sin embargo, parece que se trata de una traducción, de manera que no es originalmente español.

Otros pretenden ganar en brevedad dentro de subgéneros, ejemplo que ocultamos por su alto contenido erótico.


Para aquellos que echan de menos la métrica, tenemos un ejemplo antiguo:

Al rico helado de piña
Para el niño y la niña.

Igualmente, cabría plantearse si existe el ensayo más breve de la historia. Ser o no ser, es traducción además de fragmento. Sin embargo, si pensamos detenidamente, encontramos que Cogito ergo sum -Pienso, luego existo-, no es un fragmento sino el auténtico ensayo de Descartes ya que lo demás es un simple comentario. Conviene, pues, al cartesiano el honor del ensayo más breve. Para buscar en español, no faltan muestras numerosísimas en el refranero de una agudeza notable (para muestra, un botón):

Al pan, pan; y al vino, vino (exquisito tratado sobre el nominalismo)

¿Y el teatro? ¿existe la obra de teatro más breve de la historia?
Luis Felipe Lomelí escribió un cuento para competir con Monterroso, titulado El emigrante, que más bien podría pasar por la primera obra de brevísimo teatro:

- Olvida usted algo?
- Ojalá.

Hasta nosotros nos hemos animado a competir haciendo el monólogo más breve de la historia:

- Pues anda que tú.

En textos tan escuálidos la verdad es que se pierden las fronteras de los géneros.
¿A qué género correspondería este haiku de Issa? (Sí, ya sabemos que es un haiku).

Voy a salir,
Disfrutad del amor
Moscas de casa

En la literatura oral, dichos, refranes y chistes hicieron siempre el papel de los hermanitos pequeños, lo curioso es que ahora, es la literatura escrita la que quiere competir. Los tiempos del Libro gordo de Petete han pasado a la Historia.


Señoras y señores, bienvenidos a una nueva corriente: la Nanoliteratura.

(Qué cosas, es más breve y tiene el nombre más largo)



Movilskoool: aprender por el móvil

Skoool, la página de enseñanza científica, anuncia que próximamente pondrá a disposición de los estudiantes aplicaciones para aprender a través de dispositivos como el móvil o el PDA tanto offline como online. Los alumnos y alumnas podrán descargar las aplicaciones o conectarse para ejecutarlas en línea en minipáginas especiales para estas presentaciones, diferentes a la de la pantalla del PC convencional.
Sabemos que ya cierto alumnado se adelantó a esta idea usando el móvil y otros dispositivos para "ayudarse" en los exámenes. Lo importante es comprobar que en el uso de las TIC no sólo el ordenador tiene un papel importante, sino que cada vez más se piensa en otros aparatos como consolas, pda, móviles, o ipod, por poner algunos ejemplos.

sábado, 25 de agosto de 2007

La comprensión bajo mínimos (I)

Se supone que el primer objetivo de una lectura es la comprensión, al que se pueden superponer o acompañar otros. Sin embargo, es cierto que pueden darse satisfacciones lectoras sin comprensión como se ha dicho a propósito de las obras de ciertos autores, por ejemplo Lorca: se suele comentar que su poesía a veces gusta aunque no se comprenda. Algunos escritores se han referido igualmente a lecturas que realizaron en su juventud o infancia y que no comprendieron y cómo no sólo las culminaron, sino que ejercieron a pesar de la falta de comprensión una influencia decisiva en su formación de lectores. No obstante, hemos de admitir que son casos excepcionales porque de seguro se acompañaron de otras lecturas que sí se comprendieron y no fueron lecturas vacías de contenido probablemente, sino lecturas que no saturaron la comprensión que obteníamos en otros libros: todos tenemos recuerdos de libros que no hemos acabado de comprender o no acabaremos de comprender nunca.
No olvidemos, por tanto, este primer aviso: los textos que no se acaban de comprender tienen igualmente una utilidad en la formación del lector. El profesor, por el contrario, se preocupa por que en todos los casos, en todos, el alumno alcance la comprensión saturada (y única) y esto puede ser un error: plantear la cuestión en términos de todo o nada; por cierto, como el propio alumno hace: maestro, no me he enterado de nada (lo cual no suele ser cierto nunca). La comprensión tiene grados. En ocasiones el grado mínimo no se valora, pero a la vista está que también tiene su importancia.

Libro de cocina sin recetas


Aquí tenemos un libro para la cocina que no trae recetas diseñado por Atypyk. Se trata de una tabla para cortar cebollas mientras se llora recordando el trágico final de la triste enamorada. Obsérvese que los diseñadores la han titulado Romeo y Juliana (Julienne cut), para celebrar a la vez a la mujer famosa por cortar tan finamente con sus amantes (¿o no era ese el origen?).
Lo vimos en compradicción.

viernes, 24 de agosto de 2007

Escritores en persona

Puede que la gente conozca más a Francisco Umbral por su famoso enfado "he venido a hablar de mi libro" que protagonizó en televisión junto con Mercedes Milá, que por ser autor de Las Ninfas. Y puede además que no case ese personaje energúmeno con el autor sensible y exquisito que deducimos de la lectura de su magnífica novela. Algo parecido podría decirse de Cela o de Fernán Gómez. ¿Cómo son los escritores en persona? ¿Son iguales a cómo los imagina uno leyendo sus obras? Está claro que son como el común de los mortales, pero parece probable que se distancien en cierta medida del tópico del escritor comedido y academicista y no responda a la imagen que nos hagamos al leerlo.

En la enseñanza, la corriente estilística produjo un cambio notable en el estudio, desplazando el punto de interés a la obra literaria misma, sin embargo, no ha podido sustraer a la educación del interés por la biografía de los autores y autoras. La razón es bien sencilla, quien lee, quiere un libro vivo y la vida de los libros no emana de sus personajes solamente, sino de los autores que los escribieron. A veces una manera de captar el interés del alumnado por un texto se consigue ligándolo a la biografía de su autor o autora.

En estos años, nuestro Instituto ha sido visitado por numerosos autores, generalmene novelistas y muchos poetas. Cada visita ha tenido su particular desarrollo, pero no podemos negar que algunas personas, además de saber escribir, saben enganchar al público, metérselo en el bolsillo y llevárselo de calle.

Jordi Sierra i Fabra: un showman, espectacular, arrollador. Entró en el salón de actos algo tarde y la muchedumbre que lo esperaba quedó pronto atrapada y después no se hablaba de otra cosa. ¡La visita de un escritor se convirtiró en conversación cotidiana en el pueblo esa tarde! Anduvo por la sala, gritó, saltó, representó histriónicos papeles cómicos, confesó terribles problemas de su infancia, dejó un mensaje eterno de superación: cuando comentó de pequeño que quería ser escritor, la profesora de lengua se rió de él. Tenía muchísimas faltas de ortografía, superó una indomable tartamudez y se convirtió en el autor con más libros simultáneamene en el mercado, entre otros records. Una verdadera inyección de fuerza que contagió a todos los presentes a la salida. No en balde, ha demostrado que conoce a la perfección a los adolescentes, como se pone de relieve en la magnífica novela Rabia, un retrato perfecto de la edad del mejor pavo (citar sus obras sería competir con el listado de Lope de Vega).



Care Santos es probablemene la escritora que más nos ha visitado. Cada vez que viene, recordamos que es año tras año uno de los éxitos de lectura. Okupada, Te diré quién eres, Operación Virgo , Los ojos del lobo... son libros que pasan de mano en mano a veces con disgusto de la biblioteca que pierde el control. La última vez que vino Care -simpática, decidida, cercana, como siempre- nos reunimos en turnos para hacer los encuentros más íntimos. Respondía por turnos la rueda de preguntas (estábamos en círculos además). Al día siguiene, una alumna de pobres resultados académicos, vibraba de alegría porque a Care le había parecido genial el final alternativo que había propuesto a su novela Laluna.com (una versión actual y juvenil del Cirano).


Y también hemos tenido poesía, mucha poesía, alguna tan especial e inolvidable como la de Juan Carlos Mestre. Ante el salón abarrotado, frente a un escuálido atril con los textos, recitó con su hermosa voz unos poemas deslumbrantes -Las estrellas para quien las trabaja- mientras tocaba un monocorde y melancólico arcordeón. -¡Los vellos de punta!- decían muchos al terminar. Y como es pintor, remató la espléndida faena no sólo firmando a los asistentes los ejemplares de nuestro cuaderno de poesía de ese año, sino haciéndole un dibujo de auténtico calígrafo a cada uno de los chavales y chavalas.

Inolvidables, todas, todos. En ocasiones, nada puede sustituir a la presencia viva, ni siquiera los libros que la justifican.

miércoles, 22 de agosto de 2007

De lectores a fans


El mundo de la lectura cambia como cambian todos los mundos que vemos y no vemos. De todos los cambios que se han producido, tal vez el que pasa más desapercibido es el de conversión del mundo de la lectura en una industria y un mercado. Tal vez por eso, haya lectores que ansíen seguir a sus escritores o escritoras preferidos. BookTour les ayuda a encontrar los eventos en que aparecerán, incluso los sitúa en un mapa generado en google y con la posibilidad de añadirlo al calendario. Vamos, para no perdérselo de ninguna forma.

Tenemos que reconocer que quien vibra con la lectura también se emociona viendo y escuchando a su autora o autor admirado. ¿Alguien me lleva al 33 E 17th St. de Nueva York el próximo 10 de septiembre? Por algún lado del lector sale el fan que llevamos dentro.
[lo vimos en genbeta]

martes, 21 de agosto de 2007

El Blog Nosololibros desaparecerá

Disculpad los errores: es la primera vez que escribo con el teclado. De todas formas, esto será lo último que escriba en mi vida. Me encuentro muy débil y la hemiplejia me impide moverme adecuadamente.
Al final del curso pasado vino a verme Nang Nasanawa, jefe de la divisón europea de ServMind, una empresa de neuromarketing. Me propuso colaborar en un experimento de Pedagogía de convergencia NBIC. Los riesgos eran escasos y las perspectivas, muy excitantes: sería el primer profesor con un implante infocerebral conectado en red. Podría procesar la información de internet directamente en mi cerebro y escribir en pantalla con sólo pensarlo. En poco tiempo me convertiría en el nuevo Leonardo, sería capaz de recopilar y comprender información de cualquier materia. Me convertiría en el primer hombre con todas las respuestas.
Este modesto blog era una de las tareas. Me asignaron una ayudante. Gracias a ella, descubrí todo el engaño de ServMind. No pretendían mejorar la enseñanza o dominar el conocimiento: habían creado mujeres robot en serie para ser utilizadas como esclavas sexuales. Pude recopilar todos los datos de su gestación y ahora los hago públicos.





Mi secretaria era una de ellas. Anoche intentó matarme. Por una extraña justicia, las robot han desarrollado una conciencia de liberación que nadie puede dominar. Esa era mi misión en realidad: averiguar dónde se encontraba el error de las robots esclavas. No me asfixió, ni me cortó el cuello, ni me clavó un cuchillo: introdujo en mi sistema un virus que programa un fallo multiorgánico. Creo que soy el primer ser humano al que ha atacado un virus informático.
No quiero que mi muerte sea en vano. En estos pocos meses de navegación he recopilado una gran cantidad de información Bcbcff. He encontrado códigos Ci-Fi que lo explican todo, aquí podréis leerlos.
Desde anoche hemos sufrido numerosos ataques y sé que este blog finalmente desaparecerá, pero antes he podido desarrollar una potente arma que convierte los blogs en plantas vivas, imposibles de marchitar.

Es probable que después de mí, vayan a por vosotros. No dejéis que desaparezcan, introducid vuestra dirección web en el invernadero electrónico y crecerá vuestra planta imperecedera.

¿Dónde estará ella? Sé que me quedan pocas horas, me encuentro muy débil. Sólo espero que con estos datos al fin podáis leer todos los alucinantes mensajes del futuro.

domingo, 19 de agosto de 2007

Gramática fractal

De un tiempo a esta parte veo fractales por todos lados. Los encontramos en la música, la literatura, la economía, el diseño, la naturaleza. ¿Qué son los fractales? Mejor dejo que el vídeo os lo explique.




Aunque es efectivo y sencillo, creo que el vídeo falla en una apreciación: dice que no somos fractales por fuera, no somos pequeñas reproducciones de nosotros mismos. ¿Ah, no? Sí lo somos. Que se lo digan al hombre de Vitrubio, o más fácil aún: que observen la proporción antebrazo-brazo-mano/tarso-metatarso-dedos/falange-falangina-falangeta, para demostrar fácilmente cómo tenemos proporciones arbóreas que reproducen externamente también una tricotomía a escalas diferentes en las que además el tercer elemento contiene las tres partes del siguiente.
Pero de quien se ha aseverado poco que es un objeto fractal siéndolo de manera evidente es de la lengua en general, de la española en particular y de la gramática. Efectivamente, muy pocos han referido la esencia fractal de la lengua. El isomorfismo lingüístico -antepasado para captar el concepto de fractalidad- o la recursividad, son afirmaciones más frecuentes sobre una estructura -la lingüística- que se repite constantemente a escala.
Sea como sea que se aborde el estudio lingüístico, la lengua resulta fractal. No obstante, elaborar una imagen exacta de la fractalidad lingüística resulta muy complicado. En esta ocasión (el tema se complica extraordinariamente como queramos profundizar), me voy a referir sólo a la fractalidad gramatical, funcional, prototípica y elemental.
¿Podemos ver una imagen fractal de las formas gramaticales? Sí, no sólo podemos verla, sino que la mayoría de los niños y adolescentes trabajan a diario con ella en los análisis sintácticos. La transcripción sintáctica es una forma de representación de la economía fractal de la gramática que en su representación más popular hoy día (la arbórea, el stemma), presenta una forma básica como la siguiente: Esta forma se itera indefinidamente (de forma finita en la realidad, pero sin límite exacto) con una tendencia en español siempre hacia la derecha. Esto equivale a reconocer que aunque todas las lenguas son fractales, el aspecto de su fractalidad es diferente según la lengua de que se trate. El español es una lengua de dominio fractal hacia la derecha. Esto quiere decir que los elementos situados en un punto no tienen alcance sobre los elementos situados hacia su izquierda, pero sí sobre los situados hacia su derecha. Sí, ya lo verás. Por ejemplo, ¿no te has preguntado nunca por qué hay que decir "no vino nadie" o "no sé nada", acumulando dos negaciones? La respuesta hasta aquí es fácil (luego se complica extraordinariamente): porque ninguna negación tiene alcance sobre un verbo que esté a su izquierda, para que podamos negar un verbo tenemos que poner una negación antes. Por eso podemos decir "nadie vino", "no vino nadie" pero no podemos decir "*vino nadie".
Los problemas fundamentales de la fractalidad de la gramática son dos: el concepto de núcleo -cada vez con menos acuerdo, ¡puf! un verdaero caos- y la existencia o no de categorías vacías (es decir, si hay que respetar los elementos tal como aparecen manifiestos o hay que suponer órdenes derivados de la mente y que no se pronuncian). Estos dos problemas son bastante complejos como para aventurarme siquiera a comentarlos, aunque en tiempos me mantuvieron entusiasmado en el estudio. Hoy me voy a referir sólo a dos cuestiones de representación de la fractalidad: la paridad y los grafos.
La paridad es una supuesta propiedad gramatical por la cual los elementos -salvo casos menores- se unen siempre de dos en dos. El adjetivo, por ejemplo, se une al sustantivo y forma un nominal, el nominal se une al determinante y forma un sintagma, el sintagma se une al verbo y forma un predicado y así sucesivamente (añadamos que la terminología no es universal). Visto en deconstrucción, resulta igual sólo que se separan de dos en dos en lugar de unirse de dos en dos para ser analizados. En general, tanto en la palabra como en los sintagmas parece un fenómeno fractal bastante regular. Los elementos gramaticales suelen unirse cada tres tomando los elementos de dos en dos.
Respecto a los grafos, nada demuestra que no sean más que metáforas, etnocéntricas además. La idea del español como lengua de dominio hacia la derecha es un prejuicio derivado de la dirección de escritura latina. Además, el árbol es una forma como otra cualquiera. En mi caso, con mi alumnado no uso la transcripcion arbórea, sino el sangrado, de manera que el fractal elemental de la gramática española para mis alumnos y alumnas es éste y no el anterior (lo que no los libra del prejuicio latino):

Todavía hay muchas más repercusiones de la fractalidad: por ejemplo, ¿casa la fractalidad gramatical con la fonológica? Parece que no (la lengua es también fractal en su pronunciación, no sólo en su estructura sintáctica pero al ensamblar una con otra, no coinciden siempre).
Dejemos estas cuestiones para otro día y vayamos a una conclusión: ¿qué explica la fractalidad de la lengua?
La fractalidad de la lengua desde mi punto de vista apoya varias ideas lingüísticas derivadas de las gramáticas generativas y sintagmáticas:
1º) Que existe una gramática universal y, por tanto, una tendencia antropológica -social y de base genética- a organizar todas las lenguas de la misma forma aunque con variaciones dentro de su fractalidad.
2º) Que la fractalidad explica en parte la economía cerebral del ser humano en la captación de la lengua materna, el problema de Platón o la pobreza del estímulo. Con economía cerebral me refiero al descubrimiento de que la lengua materna "ocupa" áreas cerebrales mínimas, mientras que la lenguas aprendidas posteriormente alcanzan áreas mayores(¡qué díficil aprender una lengua extranjera y qué fácilmente aprendimos la nuestra!). Esto parece querernos decir que los niños y niñas desarrollan los patrones de fractalidad de su lengua sin darse cuenta y muy rápidamente. De ahí, el problema de Platón, el problema de la pobreza del estímulo, que explica que los niños y niñas aprendan una estructura muy compleja como es la lengua sin ningún tipo de instrucción académica, sólo con el contacto o la exposición en la época adecuada de la vida.
3º) La mente ejecuta la fractalidad, pero no es capaz de explicarla con tanta facilidad. Las personas ejecutamos la lengua materna y sus patrones fractales pero nos resulta muy difícil comprender esos patrones si tenemos que explicarlos. La fractalidad es ontológica, no racional, aconsciente. Racional es la explicación de la fractalidad.
La representación gráfica de la fractalidad gramatical es en parte convencional. Convierte un objeto de una dimensión (el mensaje lingüístico) en otro de dos dimensiones. Cierto que es un traslado metafórico, pero pudiera tener su parte de verdad, porque la mente no produce ni comprende las frases por simple linealidad, sino por interpretaciones sucesivas a veces globales, incluso puede que hasta tridimensionalmente (lo cual pudiera manifestarse, por ejemplo, en el hipertexto).
Terminaré con este espectacular vídeo que demuestra la tansformación a la siguiente dimensión en fractales. El sonido -lineal, unidimensional- puede representarse -teniendo un traductor adecuado- en imágenes fractales: los sonidos dibujan fractales (extraordinario, para no perdérselo).


Brujas, brujas, brujas.


sábado, 18 de agosto de 2007

Brujas para biblioteca



Ahora sí,
parece que ya empiezo a entender,
las cosas importantes aquí
son las que están detrás de la piel,
y todo lo demás
empieza donde acaban mis pies;
después de mucho tiempo aprendí
que hay cosas que mejor no aprender.
El colegio poco me enseñó,
si es por esos libros,
nunca aprendo
a coger el cielo con las manos,
a reír y a llorar lo que te canto,
a coser mi alma rota,
a perder el miedo
a quedar como un idiota,
y a empezar la casa por el tejado,
a poder dormir cuando tú no estás a mi lado,
menos mal que fui un poco granuja,
todo lo que sé me lo enseñó una bruja.
Ruinas,
¿no ves que por dentro estoy en ruinas?
mi cigarro va quemando el tiempo,
tiempo que se convirtió en cenizas.
Raro
-no digo diferente digo raro-.
Ya no sé si el mundo está al revés,
o soy yo el que está cabeza abajo.
El colegio poco me enseñó,si es por esos libros
nunca aprendo
a coger el cielo con las manos,
a reír y a llorar lo que te canto,
a coser mi alma rota,
a perder el miedo
a quedar como un idiota,
y a empezar la casa por el tejado,
a poder dormir cuando tú no estás a mi lado,
menos mal que fui un poco granuja,

todo lo que sé me lo enseñó una bruja.


Artista: Fito & Fitipaldis
Album: Lo más lejos, a tu lado
Canción: La casa por el tejado

No todo está en el colegio, no todo está en los libros, no todo está en internet. Algunas enseñanzas están en las brujas. Toda biblioteca que se precie debe tener al menos una.

Tranquilos, nosotros tenemos.

jueves, 16 de agosto de 2007

Otra herramienta escolar: schoolr.



Aunque nuestro menú lateral pretende algo similar, en Schoolr el estudiante puede encontrar los recursos más socorridos en una sola página para completar su comprensión mientras estudia.

Ánimo, muchachas y muchachos, ya queda menos.

Lo vimos en genbeta.

La televisión contra el estudio

Aunque siempre hemos sido partidarios de no echar a pelear la televisión con los libros, lo cierto es que cada vez más estudios demuestran que el efecto de la televisión en ciertas dosis es bastante negativo.

El último estudio lo destaca la Revista Iberoamericana de Educación. Según él, el tiempo que se dedica a la televisión a los 14 años predetermina el tiempo que se le dedica a los 16 años y el fracaso escolar a los 22 años. La televisión disminuye la atención y el progreso escolar. Los que dedican mucho tiempo a la televisión, leen poco y no realizan las tareas escolares. La televisión precede a esta falta de atención y a la aparición de los problemas escolares. La validez de los datos viene avalada entre otros aspectos por tratarse de un estudio epidemiológico longitudinal realizado tras el seguimiento de sujetos durante veinte años.

Otros estudios señalan igualmente el efecto de la televisión sobre la agresividad, la comprensión verbal, el consumo de frutas y verduras, o el comportamiento a los doce meses de vida.
Tendremos que tomarnos lo de la tele más en serio.

Gran Hermano literario


La revista Qué leer ofrece la posibilidad de ver escribir a escritores conocidos. El experimento comienza con Javier Reverte y Julia Navarro, que se enfrentan a la página en blanco bajo la mirada de los internautas. Aunque se trate de vídeos preparados, no deja de ser interesante verlos equivocar las teclas, rectificar, mesarse reflexionando o susurrar palabras mientras escriben, además de observar el entorno. El vídeo muestra dos pantallas paralelas: en una se muestra al escritor ante el ordenador y en la otra, la pantalla del propio procesador de textos.
Esperemos que el experimento se repita con más autores.

miércoles, 15 de agosto de 2007

¿Asunción es lo mismo que ascensión?

Ya van varias personas que me preguntan esto mismo. Pues no, asunción y ascensión no es lo mismo ni léxicamente, ni teológicamente -en el catolicismo-, ni por supuesto como antropónimo.
Etimológicamente, ascensión es el nominal de ascender (latín: ascendere, subir). Asunción es el nominal de asumir (latín: assumere, atraer). Como puede verse, aunque los dos son deverbales de movimiento, son diferentes en el origen del mismo.
La teología católica difundió los términos a partir de las diferencias de Jesús y su madre al llegar al cielo. Según la mitología católica, Jesús asciende porque por su naturaleza de dios está capacitado para realizar este prodigio. Sin embargo, María, su madre, experimenta una asunción ya que como humana no es capaz de obrar el prodigio, sino que es el dios el que lo obra para ella (la atrae hacia sí, la asume). Estos dos hechos dan lugar a dos antropónimos que en España suelen ser aplicados ambos a mujeres: Ascensión y Asunción. Este último, además, tiene uno más derivado del participio fuerte pasivo, Asunta (o Asumpta y Assumpta), que significa literalmente, asumida. En este último se ve más claramente la diferencia entre la agentividad de ascensión y la pasividad de assumpta.
¿Y María de la O?¿Es lo mismo que Esperanza?
Bueno, eso ya lo veremos... en su día.
Felicidades a las Asunción, que hoy es el suyo.

"Se vende lectura sin usar en buen estado"

Desde el eslogan franquista Un libro ayuda a triunfar hasta el tópico para imbéciles Leer es divertido, se veía venir que la publicidad sobre lectura no iba a ser precisamente como una campaña de la ONCE.
La bola de cristal probó con un razonamiento infantil




Realmente paradójico: ¿hay algún niño al que no le guste hacer animaladas? Además, ¿estaremos leyendo todo el rato historias de ositos, abejitas y hormiguitas para después hablarles así de los animales, como unas bestias?

Pero peor aún es preguntar por qué no se lee. Uno corre el riesgo de que contesten. Como en este anuncio que lleva escrito su propio fracaso.




Algunos llegan a amenazar: si no lees, desaparecerán los libros (mira tú qué bien, encima dale ideas).




Y para mejorar, también encontramos los que presumen de ser lectores (por lo menos, no se parece a aquella niña repelente que se orientaba en el bosque por la posición del musgo según había leído).




Menos mal que algunos han tenido algo de ingenio, como en esta campaña de AELE.




En España probablemente, no hemos visto una buena campaña publicitaria institucional sobre fomento de la lectura hasta que apareció Si tú lees, ellos leen, una serie de anuncios sencillos y con gracia en los que una niña imitaba los movimientos de su padre mientras leía (la única campaña que no va dirigida a los lectores sino a sus padres y madres).



Pero quien ha explotado todas las posibilidades imaginativas del libro en publicidad ha sido Librerías Gandhi -famosa por sus campañas-.

Ha probado con la droga




El sexo




Anuncio de radio Librerías Gandhi

El humor




Claro, cada uno tiene su imagen de la lectura. Hay imágenes que se convierten en tópicos. Metáforas de la lectura hay miles, como recoge y comenta Víctor Moreno en su libro homónimo. Metáforas muy trilladas, a las que todos acuden.



¿Pero por qué hay que vender la lectura? Porque a algunos les cansa desde el principio.



Miles de millones en publicidad para todo tipo de promociones y sólo falla la promoción de la lectura. ¿Será porque los publicitarios no leen (o los políticos)?

martes, 14 de agosto de 2007

Libro de feria




Hoy comienza la Feria Real de Fernán Núñez y como todos los años, llega precedida de la publicación del libro de Feria. En esta ocasión Juan Jesús, bibliotecario municipal y amigo, nos presenta una revista con gran presencia literaria: Borges, Hölderlin, Matilde Cabello, Isabel Serrano, y muchos más. No falta nuestro Instituto a través de las actividades del programa ambiental o el discurso de aceptación de la Insignia de Oro de nuestro Centro otorgada este año al inspector D Fernando Benítez. A la publicación acompaña la antología Reflejos de la vida, con obras del poeta popular autodidacta Bartolomé Almenara.
Pero queremos destacar sobre todo, el club de lectura que anima la biblioteca y la próxima visita de Juan José Millás a quien esperamos para octubre.
Buenas noticias, buenos libros y feliz feria.

Miguel Hernández en el corazón


Leo con satisfacción cómo instituciones públicas y ciudadanos se afanan en preparar el centenario de Miguel Hernández: el poeta que tal vez Garcilaso hubiera deseado ser.


Conocí a Miguel Hernández contagiado por el entusiasmo de un profesor de literatura sin vocación -Pedro Villarejo- del bachillerato de entonces. Aunque era profesor por obligación, la faceta de escritor -que prefería- nos iluminaba día a día con sus lecturas y comentarios llenos de entusiasmo. Recuerdo el fervor con el que nos mostraba convenientemente protegidas las cartas que de Josefina Manresa, viuda del escritor, había recibido. Todavía recuerdo hasta algunas palabras del texto.


A los pocos meses gané un concursillo que él mismo convocó entre los alumnos y tuve como premio unas obras completas de Miguel Hernández que por supuesto conservo aún, a pesar de que hayan perdido la unión en algunas partes. Pasados los años y convertido ya en filólogo y profesor hasta hice algunos estudios sobre su obra y los publiqué.


A veces recuerdo imágenes de Hernández como si las hubiera presenciado. Lo recuerdo subido a los árboles por Madrid, leyendo a Góngora en una peña o rescatando a dentelladas a Ramón Sijé de su sepultura; barriendo con su escoba, llorando con unas nanas o enfermo entre rejas.
En la copia del manuscrito de Ascensión de la escoba que encabeza este artículo vemos sus trazos y un dibujo del caballo de madera que haría para su hijo (lo he usado a veces para convencer a los tozudos estudiantes de que hasta los grandes escritores corrigen continuamente lo que escriben). Conocer su vida es un auténtico ejemplo; leer su obra, un verdadero latigazo. No creo que haya un autor de nuestra historia que pueda conmover mejor a nuestros jóvenes. Por eso, comenzaré por lo que me toca a celebrar antes que los cien, los noventa y siete y los noventa y ocho...

lunes, 13 de agosto de 2007

Experimento poético



Ya que hablábamos de audiolibros, no podíamos olvidar a Mario Benedetti. Su libro Poesía con los jóvenes es uno de los libros disponibles en audio más emocionantes y vivos que se pueden leer, perdón: escuchar. A menudo los textos grabados aparecen en una lectura fría, sin embargo, en el libro de que hablamos se realizó una grabación en directo del recital que Benedetti ofreció en el Colegio Mayor Virgen de África de Madrid -risas y aplausos incluidos-.
Aunque no es lo mismo, os proponemos un experimento: conectad los altavoces y escuchad el poema No te salves -que da comienzo al video que aparece arriba- siguiendo la lectura del texto aquí.

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves

no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo

no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces

no te quedes conmigo.

Mario Benedetti

¿A que emociona y da qué pensar? Vuelve a hacerlo y captarás cada vez matices nuevos.
No hay dos lecturas iguales.

sábado, 11 de agosto de 2007

Audioliteratura

Añadí antesdeayer en el blog de la biblioteca un artículo sobre audioliteratura. Comentaba al final cómo no representa una mera forma de pereza, sino otra forma de vivir el texto literario y efectivamente, así es. Si escuchar un texto literario fuera una forma perezosa de leer, la audioliteratura hubiera tenido un éxito que no se ha producido, teniendo en cuenta el éxito que formas de entretenimiento pasivas y poco exigentes tienen hoy como es el caso de la televisión. La escucha de un texto literario a pesar de que libere de su decodificación escrita, exige una gran concentración y obliga al lector a una velocidad de comprensión determinada. Por ello, no podemos considerar la audioliteratura dentro de los casos de oralización que se producen para evitar leer y que generalmente no se basan en la lectura del texto íntegro, sino en un resumen.
Por otra parte, la literatura para escuchar es un fenómeno antiquísimo. La mayoría de las personas eran analfabetas y a veces se acercaban a los textos escritos escuchando las lecturas públicas que otros hacían (los ejemplos de El Quijote son los más conocidos). Esto queda reflejado en algunas obras ya a la hora de escribirse, de manera que el autor hace referencia al auditorio (un testimonio que erróneamente algunos han tomado como testimonio de literatura oral pura).
Hoy podemos usar la audioliteratura para distintos fines educativos. El primero y obvio es el uso para casos de integración de invidentes, pero no es el único. La escucha literaria se usa igualmente para la integración de personas con otras discapacidades, particularmente las psíquicas, que pueden impedir una adecuada decodificación escrita.
En el entorno de la clase sin necesidades educativas especiales, la audición supone una utilidad que voy a denominar robot lector. Efectivamente, la lectura grabada puede exponerse en múltiples condiciones: a) escuchar un texto cuando no se puede leer porque se está realizando otra actividad que lo impide o lo dificulta (por ejemplo, escuchar mientras se dibuja); b) acompañar la lectura silenciosa (por ejemplo, incluir como banda sonora junto a la presentación del texto escrito), c) ayudar a la memorización del texto (por ejemplo, para recitarlo de memoria posteriormente o para representarlo); d) repetir la lectura para profundizar en ella de otra forma (por ejemplo, escucharlo buscando un dato); e) suministrar un modelo de lectura en cuanto a dicción, velocidad y expresividad. He denominado a estas utilidades robot lector porque me he referido en ellas al uso de un texto grabado en audio, pero obviamente, la lectura puede hacerse natural.
Que el profesor lea a sus alumnos es una de las actividades más agradecidas en el contacto con la literatura. Cuentos, poemas o fragmentos son las formas más adecuadas para convertirnos en lectores públicos que ofrecen también un modelo de lectura. La poeta Olvido García Valdés -ahora directora del Centro Cervantes de Toulusse- comentaba en una ocasión en su visita a nuestra Aula de poesía que nunca dejaba que un alumno leyera primero un texto. Primero lo leía ella y luego de comentado podía dejar que lo leyera un alumno.
Efectivamente, la lectura en voz alta del alumnado es en ocasiones defectuosa y dejar que presenten en público un texto sin previo acercamiento puede convertirse en un verdadero destrozo lector. La lectura grabada proporciona una posibilidad de ofrecer modelos de lectura.
Los problemas que el alumnado suele tener en cuanto a la lectura en voz alta son muchos pero destacaré dos: una excesiva monotonía y el uso de la velocidad única (normalmente muy rápida). Estos defectos comunes son más difíciles de quitar de lo que parece. Si alguno ha trabajado lectura expresiva en el aula, habrá comprobado la resistencia que existe en el alumnado a aprender a leer a velocidades lentas.

viernes, 10 de agosto de 2007

Oir para leer


Una biblioteca debe disponer de todos los formatos y uno de ellos es el audiolibro (o audiotexto). La literatura leída aparece en varias webs, entre las que destaca Amediavoz, dedicada a la poesía.


Cervantesvirtual también recoge en fonoteca una serie de textos leidos por sus propios autores.


También existen sitios específicos donde se encuentran obras concretas en formato audio, como el caso de esta edición sonora de El Quijote.


Naturalmente, existen formas comerciales como Playaway (USA) que vende aparatos reproductores de un solo libro listo para escuchar.


Sin embargo, una de las mejores es Librivox, un sitio dedicado exclusivamente a la literatura leída y completamente gratis. Además ofrece un servicio completo: archivo sonoro del texto para escuchar o descargar, acompañado de enlaces enciclopédicos hacia la obra o el autor, el texto escrito y hasta digitalización del manuscrito como puede verse en el caso de la página correspondiente del Libro de los gorriones de Bécquer (enlazado de Cervantesvirtual).


Lástima que no haya mucho en español (aunque hay algún texto hasta en latín). Pero el problema tiene fácil solución: preséntate como voluntario, la página pide voluntarios de todo el mundo para aumentar la colección. No tienes más que entrar en los foros y seguir las indicaciones.


Pincha en el dibujo y podrás oir una muestra en Librivox de Volverán las oscuras golondrinas.

Encontrarás más audioliteratura en los sitios dedicados al audio y video en general, como este ejemplo de Alberti en Odeo, que ya pusimos y sobre el que volvemos.




Los textos leídos tienen múltiples aplicaciones y no son en absoluto una mera forma de pereza lectora. Simplemente representan otra manera de acercarse a los textos: oir para leer.

jueves, 9 de agosto de 2007

Lectura en internet (II)

Como ya dije, algunas de las supuestas novedades de la lectura en internet son bastante antiguas con tal que la comparación se haga adecuadamente. El mejor término de comparación (aunque hay otros) es la lectura de prensa. La prensa escrita es ya un antecedente claro de lectura no lineal. Más de la cuarta parte de los lectores no respetan ni la portada y comienzan su lectura por el final. Es más, como ocurre en internet, el problema es que nadie se puede leer el periódico entero, salvo que no quiera hacer otra cosa en todo el día, de manera que la lectura se hace a saltos, diagonalmente y su virtud más destacada es la evaluación rápida. Esta misma evaluación rápida se ha empezado a dar también en la televisión a partir de la aparición del zapin. Se estima que un espectador es capaz de zapear y adjudicar género televisivo a cada vista de pantalla en sólo un segundo.
Se ha definido el texto como un conjunto de extensión variable, desde un saludo hasta un libro. Sin embargo, no podemos considerar que internet sea un texto, tampoco lo es un periódico y probablemente no lo sean la mayor parte de las páginas web. Al extender la definición de texto se están encubriendo otras estructuras superiores que no actúan como textos, sino como conjunto de ellos y de otros elementos paratextuales o cotextuales. Yo llamo a estos conjuntos "sitios textuales", sean físicos o virtuales (finalmente todos son físicos como luego veremos). Un sitio textual físico es por ejemplo un tablón de anuncios, los cajones de un fichero, etc. Los periódicos, por más que tengan una inclinación ideológica actúan como sitios textuales y las páginas webs en su mayoría heredan este formato, de forma que internet es un gigantesco sitio textual, como lo puede ser una ciudad misma, o una carretera en el aspecto físico. Los sitios textuales amalgaman textos de distintas formas y los relacionan con distintos métodos entre los que el más rudimentario sería la cita. Las citas o los índices son el germen de la hipertextualidad en los sitios textuales de baja tecnología. Lo que revoluciona internet en cuanto a la lectura no es en sí la lectura de los textos, sino la interacción con los sitios textuales. Internet resulta un sitio contradictorio ya que es atópico o ubicuo. Su localización -inevitable, sin embargo- es la pantalla (ya dije que todo sitio -hasta el virtual- finalmente es físico), pequeña y única si se compara con la apariencia de los sitios textuales anteriores. Cada sitio textual genera un entorno de lectura constituido por los límites del sitio y su situación. Internet dispone un entorno de lectura peculiar, único, no conocido anteriormente, en principio no por grandes avances cualitativos (apenas el hipertexto y la hipermedia), sino por la velocidad (el triunfo dobre el tiempo) y la compresión (el triunfo sobre el espacio). En definitiva, en internet no se hace necesariamente una lectura distinta a la que pudiera realizarse en un scriptorium medieval, sino porque se hace más comprimida y rápida (por la ayuda de la máquina).
¿Pero qué ocurre?¿es acaso internet sólo un avance mecánico? En parte sí, evidentemente, pero en parte no. Lo que supone internet en la lectura de forma definitiva y rotunda es la extremada y rápida popularización de entornos complejos de lectura que antes eran sólo accesibles a un sector muy limitado de la población intelectual (entornos de lectura elitista). Efectivamente, la lectura de textos tan variados interconectados era antiguamente un entorno de lectura sólo posible para un filósofo, un investigador o un pensador (por ejemplo, el uso de aparato crítico, índices variados, lecturas simultáneas...). Hoy es un entorno vulgar.
De ello se derivan importantes consecuencias educativas: no podemos ya conformarnos con enseñar a leer a nuestro alumnado, tenemos que enseñarlos a manejarse en estos entornos textuales sofisticados, debemos educarlos para que estén a la altura de la tecnología lectora de su tiempo, no por debajo de ella. Y el reto es grande porque como ya dije, se trata de enseñarlos a leer en entornos antes reservados a una minoría.

miércoles, 8 de agosto de 2007

Favoritos de la terraza lavadero

Mi carpeta de favoritos es cada vez más parecida a la caja de herramientas que guardo en la terraza lavadero. De aquellos años en que fue sencilla, ha pasado a convertirse en una serie de estuches ensamblados, compartimentos desplegables y apilables que me resulta difícil transportar siquiera al fondo del piso. Lo guardo todo. Qué inútil. Qué placer sin embargo, encontrar un espiche en el momento justo para un arreglo: un bricoorgasmo (vulgo deleite de chapuzas).
Lo mismo me pasa con las infoutilidades que guardé para probar mañana. Como estas de los diagramas y mapas conceptuales: cmap y bubbl. Dos formas de crear diagramas o mapas conceptuales. Además en cmap puedes compartirlos, asomarte a ver los de los demás o enriquecerlos con hipervínculos. Útiles y fáciles de usar. No hace falta hacer una defensa del valor educativo de este tipo de esquema, menos aún ahora en que se habla del pensamiento en red, homólogo del hipertexto. Añado wikimindmap que encuentro en A pie de aula (uno puede entrar en las terrazas lavadero de los demás así como así) y que provee de un mapa de ideas a partir de los contenidos de la wiki (¿para cuándo un googlemindmap presentando los resultados de la búsqueda?).
Redondo: no sólo puedo crear mis mapas, ver los de los demás, sino presentar modelos enriquecidos enciclopédicamente. Ideal para el trabajo por proyectos o las secuencias didácticas, por ejemplo.
Tendré que ponerme a ello.

Cien años de soledad en imágenes





Cronopios propone esta serie de más de una treintena de ilustraciones para encontrar al menos cinco relacionadas con personajes o acontecimientos de la obra de García Márquez.

Visualizar las obras literarias no es mala práctica, incluso cuando se ha rebasado la edad que se supone prescinde ya de los dibujos. Recuerdo a un profesor mío que comentó a la vuelta de un viaje de estudios en EEUU que una profesora universitaria estudiosa de Clarín había tomado el avión urgentemente sólo para poder hacer personalmente las fotos de la catedral de Oviedo un día nevado.

Bueno, ¿encontráis las correspondencias o mejor empezamos por el Brain Training?

Educación de las competencias

Acabo de poner entre las presentaciones una dedicada a la educación de las competencias. Estrictamente no es una presentación, en cuanto a la forma -no es una serie de diapositivas-, sino un archivo de texto escrito como un cuaderno de notas (algún día podré hacerlo con tablets pc o similares). Escogí esta forma de presentación para las sesiones que me pidieron en el Centro de Profesores de Linares porque creo que las presentaciones tipo ppt han proliferado en exceso. El hecho de trabajar con un cuaderno para anotar como expliqué a los asistentes, no pretende sólo recoger las aportaciones del ponente y de los asistentes, sino implicar más a los asistentes en la tarea. El que escribe (y además lee en un texto cercano), recuerda mejor que aquél que sólo piensa o sólo dice la idea oralmente. Es bueno aclarar esto porque los asistentes a veces ven con desesperación la acumulación de papel y piensan que esos materiales se dan sólo para ser conservados. Con los cuadernos que hice no pretendía que conservaran sus anotaciones, sino que dentro del poquísimo tiempo del que disponíamos, anotaran sus ideas en la intimidad de su cuaderno y sin la intimidación siquiera de los demás. Además el cuaderno no se trabaja de la misma forma en todos sus apartados. Los distintos tipos de letra y disposición se utilizan para afrontar la tarea de formas diferentes: lectura silenciosa, expresiva o cooperativa, anotaciones previas, anotaciones de resultados, elecciones entre opciones, etc.
De la educación de las competencias me preocupan varios aspectos: primero, que suele quedarse en un cambio nominal; segundo, que suele excederse en una enumeración atómica de habilidades; tercero, que pueda entenderse como una educación puramente laboral.
Ya veremos. Por lo pronto vuelvo a Linares en un mes para hablar de nuevo sobre el tema con otros compañeros y compañeras.

martes, 7 de agosto de 2007

Resumen general de tonterías varias

























Aunque sabemos que el día del orgullo friki ya ha pasado, el verano y las temperaturas elevadas reblandecen nuestros cerebros proclives a las banalidades. Aquí tenemos tres.
Primera: alguien se ha tomado en serio lo de los libros de cocina y para dar ejemplo han cocinado un libro, se trata de Heat, el libro de Bill Buford sobre el chef Batali.
Segunda: otra, que no encontraba la forma de estar todo el día metida en la historia, ha inventado los libros cama.
Tercera: con oportunidad de la aparición de la película, ha debutado un sitio en el que subes una foto y te devuelven un personaje de la serie: ¡que te simpsonicen! Así ha quedado alguno.



Por cierto, el título de este artículo está tomado de los comentarios al margen que Natsuki Takaya hace en algún número de Fruits Basket, el manga shojo que incluimos en las sugerencias publicadas por el número de julio de la Agenda Joven de Córdoba.

Leer en internet (I)

A veces topo con estudios que intentan demostrar la diferencia abismal de la tarea de comprensión lectora en internet respecto a la lectura tradicional. Sin echarlos por tierra, creo que en su mayoría no han demostrado lo que pretenden.
En primer lugar, comparan la lectura en internet con la única muestra tradicional de la lectura de un libro (una sola de las lecturas tradicionales posibles). Sin embargo, ni la lectura más frecuente en internet es igualable al libro, ni los libros son los términos adecuados de una comparación con internet. La ignorancia mayor es citar Rayuela como único antecedente del hipertexto impreso. Todo ello deriva de un error de pensamiento probablemente imputable a la semántica de los prototipos por el cual cuando se habla de lectura en modo impreso se piensa en un libro sin más, como si fuera la única forma de lectura en átomos. Ocurre que una mejor comparación sería la que se estableciera entre revistas y páginas web, formas mucho más similares. O entre portales y catálogos. Etc. El libro, como tal, aún anda casi ausente de internet -fuera descargas y mención- salvo para raros casos en los que además se lee preferiblemente sin hipertexto ni hipermedia (o sea, como antes, nada más que en pantalla), como se puede observar por el hecho de que la hiperficción es muy minoritaria.
Con estas nuevas comparaciones observamos que las diferencias de lectura no son tan notables, sin negar que el hipertexto y la hipermedia constituyen una novedad no sólo tecnológica, sino cognitiva y de la cual la educación debe ocuparse y hacerlo con entusiasmo y entrega.
Con todo, habría que echar un pulso a los agoreros que demandan una insistente capacitación del alumnado sobre lectura en línea, y preguntarles si no se necesitaría también una educación para que el alumnado comprendiera una factura de la luz, unas instrucciones de la lavadora o las indicaciones de servicio en un edificio de oficinas, textos ellos muy anteriores a la red.
En segundo lugar, suelen reducirse al pc convencional y a la lectura de internet, obviando pda, móvil, tablet pc, gps... El uso de todos estos aparatos necesita de una capacitación especial, de acuerdo. No olviden que la lavadora de la que hablamos hace un rato, también. Lo más probable es que presente números e iconos que es necesario saber leer. En consecuencia, los entornos de lectura se adaptan a la tecnología cambiante y el usuario, con ellos. Esos entornos de lectura son nuevos, pero no desconocidos y en cualquier caso, muy cambiantes, con lo que convertirlos en objetivo de la enseñanza no deja de ser transitorio.
En tercer lugar, no sólo el hipertexto, sino el intertexto y el subtexto, son formas semióticas de textos lingüísticos, pero también no lingüísticos (por ejemplo, se dan en la pintura, el cine, la música...). Esa lectura de la que hablan -supuestamente tan distinta ahora- no debe ser tan genuina cuando parece un mecanismo que afecta por igual a otros lenguajes y no lenguajes, lo que hace sospechar que se trata de operaciones mentales superiores o distintas a la lectura aunque ligada a ella.
En conclusión: se parte de una reducción (sólo internet y sólo libros), se comparan dos elementos que no son asimilables (el libro frente a internet), se dejan fuera elementos que sí son asimilables (revistas y páginas web, por ejemplo) y se ponderan fenómenos cognitivos que no son exclusivos de la lectura (hipertexto). No parece que de unos planteamientos así, se vayan a extraer conclusiones adecuadas.

lunes, 6 de agosto de 2007

150 años del nacimiento de Saussure

Dentro de pocos meses se cumplen 150 años del nacimiento de uno de los tres pensadores más influyentes del siglo pasado junto con Marx y Freud: Ferdinand de Saussure.
Es probable que nunca haya existido un caso similar y que nunca más se repita: un lingüista entre los pensadores más influyentes de una época. Su influencia no se reduce a la Lingüística con ser general y rotunda, sino que pasa de la Semiología a prácticamente todas las ciencias humanas, especialmente a partir de la Antropología de Lévi-Strauss. Resulta curioso además que de apenas unas frases y unos pensamientos sencillos sobre una ciencia de los signos, se desatara después una Semiótica alambicada y prolija.
Y no sólo es uno entre tres, es también uno entre los dos lingüistas más influyentes del siglo pasado; naturalmente: Saussure y Chomsky. Y de nuevo, un abismo entre el casi silencio del ginebrino y la verborrea del norteamericano.
Nunca nadie en la Historia del pensamiento hizo más con menos.

Libros, ordenadores y vasos de leche



Los libros y los ordenadores comparten mesa con un vaso de leche. Aquí dejamos este vídeo -aprovechando la inauguración del reciente youtube hispano-, muestra del empeño solidario de la Asociación civil barrio Golf de Libertad en Argentina, un ejemplo de lucha contra la brecha bibliotecaria.

Entre tanta biblioteca 2.0 y tanto futuro del libro, pasa desapercibido a veces que para algunos todavía el pasado es el futuro del libro. Y a pesar de todo, en su modestia la biblioteca Detonador de sueños presta más servicios que muchas bibliotecas escolares españolas.

Nuestras felicitaciones: sois admirables.

miércoles, 1 de agosto de 2007

Los duros inicios del libro


Para aquellos o aquellas a los que aún resulta difícil acostumbrarse a la infoteca universal y añoran el libro de papel, va este vídeo que recuerda cuán duro fue también para nuestros antepasados acostumbrarse a los libros: ¡con lo fácil que era leer en los rollos!
[Gracias Pablo J. vía adelat]

Harry Potter y las reliquias de la muerte

Harry Potter sigue sorprendiendo. Aclamado o denostado, ya no deja lugar a dudas: es el fenómeno lector de masas más importante de la LIJ actual.
Y lo que tampoco deja de sorprender es la web, la web social, libre y sin ánimo de lucro, que se empeña en hacer un pulso a editoriales como Salamandra a la que se critica no sólo por su lentitud, sino incluso por sus supuestas infidelidades al original.

En pocos días pasan de 3 millones las visitas a algunos de los sitios donde ya se puede leer Harry Potter 7 en español. Los sitios que se han popularizado son dos: spanichhallows y proyecto dh; otros son simplemente el alojamiento del mismo texto en formato pdf. Nosotros que los hemos visto publicar día a día en el blog las traducciones, sospechamos que si no se trata de las mismas personas, han copiado claramente al menos al final, como se observa por la presencia de errores ortográficos y expresivos que se repiten con exactitud en ambas versiones: "Un gran engambre de caras, sobre y fuera del tren, parecían estar vueltas hacia Harry" -frase idéntica en las dos traducciones. A pesar de ello, los errores no son numerosos y la edición en pdf aun sin justificar, incluye hasta capitales y pequeñas ilustraciones. Ambos blogs coinciden también en encabezar su gesta con la frase "travesura realizada".

Salamandra, la editorial del libro en español, parece que no va a actuar. Este tipo de fenómenos no suele afectar a las ventas ya que incluso aquellos que han devorado el libro en la pantalla, luego lo compran cuando sale en las librerías.

¡Larga vida a Harry Potter! (bueno, pero no decimos si muere al final).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...